Berlín: El Paraíso Vegano

Compartir:Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

¡Hola gente bonita! Como la mayoría conoce hace unos meses nos pudimos dar una escapadita y nos fuimos a mochilear a Europa. Mi lugar favorito en definitiva fue Berlín: un lugar lleno de historia y arquitectura chivísima, pero sobre todo Un Paraíso Vegano. 

Nuestra travesía en Berlín comenzó chivísima, ya que tuvimos la dicha de quedarnos donde un amigo de Luisk que vive allá. Así que llegando prácticamente solo dejamos nuestras cositas y nos fuimos a buscar comida. Curiosamente el amigo de Luisk, aunque no es vegano conocía bien el famoso complejo donde venden solo cositas veganas. Es que hay varias de estas esquinas en distintas zonas de Berlín donde encontramos a Goodies, una cafetería chivísima súper rica, que tiene unas vitrinas de morirse del montón de opciones (en la foto de portada pueden ver las opciones saladas, ojo las dulces).

Aquí desayunamos delicioso, yo me pedí un burrito con tofu y kimchi, porque soy mega fan de ese encurtido picante y Luisk un Bagel relleno de algún sustituto de carne ahumada que sabía bien delicioso. Lo mejor de todo es que los precios eran súper accesibles e inclusive mucho más baratos que muchos lugares acá con este tipo de opciones.Después pasamos a Avesu, una zapatería que vende distintas marcas de zapatos, todas de ellas veganas. Yo venía rastreando unas tenis que quería demasiado de la marca Nae Vegan Shoes, cuyo material prima principal es el Piñatex. El Piñatex como su nombre lo dice es un material que simula el cuero hecho de las hojas de la piña. Es súper resistente, impermeable y ayuda a solucionar el desperdicio de este material de la piña. 

Luego nos fuimos a turistear, la ventaja es que Luisk vivió durante 2 años en Europa con una beca, lo cual le permitió conocer muchos lugares, entre ellos Berlín. Por lo que fui muy feliz y tuve un excelente guía turístico que me llevó a los lugares más chivas (que evidentemente yo no conocía). Dentro de estos lugares estuvo el Muro de Berlín, el cual me parece súper representativo porque inclusive allí encontramos indicios de compasión y respeto hacia todos los seres vivientes, los cuales fueron mensajes que me parecieron súper lindos en un lugar que buscaba separación.*Muchos lugares pequeños hacen cosas pequeñas que pueden alterar el futuro del mundo.

*Dile sí a la libertad, paz, dignidad y el respeto por todo. Dile no a la represión, el terror y la represión contra todos los seres vivientes. Al inicio lo único que había era libertad. Sumamente inspirador leer estas frases, es que una curiosidad de Berlín y Alemania en general es el respeto que le prestan a los hechos acontecidos durante la Segunda Guerra Mundial. Es una ciudad que pasó de presentar acontecimientos terribles, a ser una ciudad sumamente diversa. Con esto me refiero, que en Berlín podemos encontrar muchísimas personas de distintas nacionalidades, credos, orientación sexual y cuanto uno se pueda imaginar…lo mejor de todo es ¡que nadie juzga! El inglés ultra básico suele ser el idioma en común, sin embargo el principal idioma es el del respeto y la tolerancia. Creo que esto culturalmente también se plantea rescatando la historia, para que no se repita y rindiendo tributo a las víctimas.  Es que los monumentos en Berlín, son muchísimos, es una ciudad cargada de un montón de historia y de edificaciones súper interesantes. Desde la Puerta de Bradenburgo hasta, hermosos puentes, castillos e iglesias.  Y continuando con la comida, que es lo que más nos importa jeje XD en cada lugar adónde se va, tienen mínimo una opción vegana. Como les comentaba antes por el tema de la migración también encontramos lugares deliciosos de distintas partes del mundo, desde platos israelíes hasta comida coreana.  Sin embargo, aquí si tengo que sentarme y resaltar un lugar de comida vietnamita completamente vegano que se llama Chai Umy, creo que ha sido la comida más rica que he tenido en la vida. Mi plato eran unos vegetales en salsa con un arrocito blanco, sumamente deliciosos. Luisk se pidió una sopita con la que fue sumamente feliz. La combinación de especias y sabores fueron ¡sencillamente mágicos! Otra experiencia chivísima que tuvimos fue andar por las ciclo vías, es que ya sea en los alrededores de la ciudad o en el puro centro podés andar con toda tranquilidad. Además los fines de semana tienen unos mercados chivísimas, donde obvio hay opciones veganas por todo lado. En resumen Berlín fue una experiencia que nunca voy a olvidar y es de esos lugares donde definitivamente me encantaría regresar con más tiempo, para tener una vivencia más completa de este lugar donde la diversidad se encuentra, pero todos son iguales.  BONUS: dentro del complejo vegano está Veganz, una especie de supermercado donde hay de todo. De ahí encontramos las cositas para la rifa que hicimos por nuestro aniversario, siendo las gomitas uno de los protagonistas. Sin embargo, ahí las opciones son prácticamente infinitas de todo lo que podemos encontrar 🙂

¡Hola gente bonita! Soy una amante de los animales, en todas sus formas y colores. Publi-psicóloga que le gusta el mar, el yoga y por supuesto la COMIDA VEGANA.
Compartir:Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

También te gustaría

2 comentarios

  1. Uff chicos, qué rico todo! Gracias por compartir estos buenos tips! Piñatex – necesito en mi vida jaja! No hay de esos acá en CR?
    Justo unos amigos andan en Berlín, y les pasé este post para que gocen un rato. Gracias! Y por supuesto, feliz día mundial del Veganismo <3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *