Del yoga, la vida y el veganismo

Vaca sagrada
Compartir:Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

En muchas clases de yoga podemos escuchar a yogis recitando este mantra: “Lokah Samastah Sukhino Bhavantu: Que todos los seres vivos en el mundo sean felices y libres, y que los pensamientos, palabras y acciones de mi propia vida contribuyan de alguna manera a esa felicidad y libertad de todos”

Algunas de las dudas que pueden tener tanto vegan como yogis es el hecho de si al practicar yoga es necesario practicar un estilo de vida vegan. Recordemos que en los Yoga Sutra de Patañjali (Padre del yoga), el ahimsa es la primera yama o restricción, en la cual se demanda:

“No Violencia. No generes lucha ni violencia contigo ni a tu alrededor. Respira en calma, en paz”

Meditación

En este momento nos encontramos en una sociedad sumamente violenta, que se podría decir que esta violencia es solo el resultado de un padecimiento que se ha llegado a convertir en una enfermedad terminal. Millones de seres vivientes mueren cada año. No debemos ignorar que mueren 150 billones  de animales producto de la explotación…los antiguos griegos creían que la violencia que padece el ser Namastehumano es tan solo un reflejo de la violencia inherente en su consumo animal.  

Debemos recordar que el yoga no es un ejercicio. El yoga es un vehículo que se toma para alcanzar mayor consciencia. Pero esta consciencia no se puede quedar en el parqueo, se debe llevar al mundo exterior. El veganismo nos lleva a un estado despierto del ser. Nos conecta con todo y tod@s, nos permite escuchar el latido del corazón que tiene el colectivo. El veganismo entonces es esencia del Ahimsa…por lo que el veganismo y el yoga se encuentran en un contínuo, entrelazados entre sí.

Al final del día yogis y vegan solo buscan lo mismo, sustituir esta violencia por la compasión. Una dieta yogi recomendada es exactamente igual a una vegan, porque ambos comprendemos que con lo que nos alimentamos genera nuestra cosmovisión. Hemos comprendido que aunque antes veíamos solo un bistec (cosificado, sin vida) en nuestro plato, ahora sabemos que ahí hubo un ser viviente con alma, que justamente al verla y valorarla como tal, no se puede dar marcha atrás en este estilo de vida. ¡Námaste!

 

¡Hola gente bonita! Soy una amante de los animales, en todas sus formas y colores. Publi-psicóloga que le gusta el mar, el yoga y por supuesto la COMIDA VEGANA.
Compartir:Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

También te gustaría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *